La desidia se instala en las obras del puente de la CV-50 de Alzira

Hace escasas semanas el grueso de la sociedad española se sorprendía por la rapidez con la que en China construían un Hospital en tiempo récord (“Cómo China ha logrado levantar el hospital de Wuhan en 6 días“) para así poder dar una respuesta eficaz a sus conciudadanos. Pues bien, dicho esto, no parece ser que precisamente vaya a suceder lo mismo para el caso de las obras del puente de la CV-50 de la localidad de Alzira, ya que fue hace algo más de un mes cuando un camión se empotró en el mismo, produciendo daños en su estructura, concretamente el pasado 5 de febrero del año en curso, y hasta la fecha, los vecinos de la localidad alzireña siguen sin poder utilizar uno de los accesos principales al centro de la población. Y lo que es peor, cualquiera que se acerque a la zona, podrá comprobar de primera mano cómo una máquina retroexcavadora que hay en el interior del vallado está sin moverse durante al menos más de una semana.

obras-puente-alzira
Máquina aparcada dentro del vallado

Resulta, cuanto menos incomprensible, conocer la razón por la que no hay trabajando a destajo un número determinado de trabajadores que pudieren acelerar cuanto antes el restablecimiento de la normalidad en esa localidad. Tal vez, el consistorio no sea consciente del caos y atascos que genera el hecho que esté cortada una de las entradas principales a la población, máxime cuando en alguna ocasión las colas de los accesos han llegado incluso a la autovía que enlaza con la localidad de Guadassuar, o en la CV-550 hasta la curva conocida como “la vaquería”.

retenciones-trafico-alzira
Retenciones en el tráfico que accede a la población por la CV-550

Según el medio valenciano El Levante, el gobierno local se limita a manifestar que la reparación es compleja, habiendo que garantizar la seguridad de los ciudadanos, pero lo que alude es explicar el porqué no se observa en la zona apenas actividad desde hace bastantes días. La seguridad debe ser una prioridad, pero por ello deberían haberse acelerado los trabajos para evitar los colapsos y caos en la circulación por la zona.

Los accidentes e imprevistos son circunstancias que el devenir del día a día nos trae en cualquier momento y de manera forzosa, pero la manera de afrontarlos es capital a la hora de merecer la aprobación o no de los administrados.

 

 

Deixa un comentari

%d bloggers like this: